• facebook-ico
  • twitter-ico
  • googleplus-ico
  • linkedin-ico
  • youtube-ico
  • instagram-ico
  • pinterest-ico
91 280 21 79

¿Que es la Dependencia Emocional?

En este artículo voy a hablar acerca de la dependencia emocional, concepto cada vez más conocido e integrado en nuestro vocabulario de casa y de la calle, sin que se limite únicamente a un área profesional. 

Si bien la dependencia emocional aparece tanto en relaciones de amistad o familiares como de pareja. En este caso me voy a centrar en las relaciones de pareja, ya que la frecuencia y la intensidad con la que aparece suele ser mayor.

Si hacemos un poco de memoria no nos costará recordar películas, o cuentos, en las que aparecen relaciones personales donde son muy frecuentes frases como… “no podría vivir sin él/ella, todo gira en torno a él/ella, cuando él/ella no está me falta el aire…”. Desde siempre se han asociado este tipo de pensamientos a una forma romántica de vivir una relación, y en la que no sorprende que el sufrimiento conviva con el disfrute de los sentimientos. Todo el mundo puede haber tenido momentos en sus relaciones sentimentales en las que los sentimientos hacia la otra persona hayan sido muy intensos, de forma que se haya podido sentir impaciencia hasta que llegara la hora de ver a la otra persona, angustia por que llegara ese momento, miedo puntual a que pudiera pasar algo que llevara a terminar esa relación, etc…

Esta forma de vivir el amor lo tenemos bastante integrado y aprendido, y de forma puntual, no tiene por qué haber problema por vivir  intensamente algunos sentimientos, siempre y cuando ese sufrimiento no sea la pauta habitual, y la norma para vivir la relación o relaciones en general.
Por lo que también es importante tener en cuenta donde está la diferencia entre lo que no es un problema, y dónde empieza a serlo.

Para poder entender la dependencia emocional me voy a centrar en sus síntomas para poderla identificar, en caso de que exista, a través de sus consecuencias.

-    La dependencia emocional puede estar apareciendo cuando una persona vive una relación de forma que da prioridad a su pareja sobre cualquier cosa, por lo que es frecuente que deje sus aficiones o costumbres para adaptarse a las de la otra persona. O incluso también pueda dejar de lado otras relaciones personales para centrarse en su pareja exclusivamente por lo que no es raro abandonar amistades, o familia, para centrarse en exclusiva en su relación de pareja.

-    Puede existir la necesidad constante de estar con la otra persona, por lo que aparece la necesidad y la intención de pasar la mayor parte de tiempo juntos, dejando de hacer otras cosas también importantes, modificando habitualmente planes para adaptarlos a conseguir estar la otra persona, y poniendo constantemente como prioridad ese tiempo sobre todos los demás,

-    Se da una idealización de la pareja de forma que se tiende a sobrevalorar sus cualidades y a la vez subestimar las cualidades propias; pero no de una forma objetiva y realista, sino que de forma subjetiva se tiende a ensalzar a la otra persona mientras que se resta importancia a las buenas cualidades propias.

-    Como consecuencia suele aparecer la sumisión  hacia la pareja, debido a que se percibe a la otra persona como mucho más capaz e inteligente, hábil, etc… que uno mismo, que además se considera justo lo contrario.

-    Todo esto lleva a la pérdida de confianza en uno mismo, y a la necesidad de estar con la otra persona, ya que es la que “da esa confianza” que no se tiene, por lo que la sola idea de una posible separación genera angustia, y se despliegan todos los recursos para que esa separación no se produzca. El miedo a la soledad junto con su falta de confianza llevan al intento de mantener esa relación aunque, a la vez, la persona dependiente sea consciente de que esa forma de vivir la relación no le hace sentir bien, pero sin embargo siente también la incapacidad de romperla debido al miedo que tiene de no ser capaz de poder estar bien sin esa persona, ya que, irracionalmente piensa que si puede estar bien es solo por estar con esa persona, y no de otra manera.

-    Por lo que, debido a la incapacidad de romper la relación, se da un despliegue de estrategias para intentar evitar que la relación se rompa por la otra persona, intentando hacer las cosas que le gustan, buscando agradar, e intentando acertar con todo lo que a la otra persona le guste, teniendo como consecuencia habitual la sensación de agotamiento por el intento constante de agradar a la otra persona para conseguir así, indirectamente, sentirse bien uno mismo, o intentarlo. Y en eso consiste la dependencia emocional, en depender de otra persona para poder sentirse bien uno, cuando en realidad lo que eso está provocando es un desgaste emocional en los intentos para conseguirlo, una incertidumbre por no saber si se logrará o no, ya que se depende de la otra persona para conseguirlo.


En toda relación emocional es perfectamente habitual que intentemos que la otra persona esté bien, porque eso es lo que queremos y porque de alguna manera recae también en nuestro bienestar emocional. Sin embargo, ese bienestar personal no puede depender de nadie más que de nosotros mismos. Por lo que lo principal para poder estar bien es que los esfuerzos estén dirigidos hacia nosotros, para poder después centrarnos en los demás sin la sensación de necesidad que tanto angustia.